torturas ejercito brasil
Fotograma del vídeo emitido en la televisión brasileña. Efe

Las fotos e imágenes en vídeo fueron difundidas en un programa dominical en horario estelar de la TV Globo.

Fueron filmadas por un sargento y exhiben "bromas" pesadas que al parecer son frecuentes al menos en la Segunda Compañía de Fusileros del Vigésimo Batallón Blindado del Ejército Brasileño.

Un grupo de sargentos aplica descargas eléctricas, goples y quemaduras

Un grupo de sargentos más antiguo, plenamente identificado en sus uniformes, aplica descargas de electricidad, golpes y quemaduras con planchas de ropa, encima de por lo menos cinco "lobatos", como llaman a los sargentos recién graduados.

En medio de risas y burlas también descargan sobre los rostros de soldados de menor jerarquía varios baldes de agua, mientras los obligan a pedir ayuda a sus superiores, entre ahogos y gritos de dolor.

En varias de las escenas, los sargentos antiguos posan al lado de sus víctimas con gestos que recuerdan a los de las famosas fotos de torturas en la prisión de Abu Ghraib, en Irak. El comandante de la unidad, el coronel Ernardi Lunardi, se mostró  indignado por el ritual, que "no era del conocimiento del comando del batallón".

El ejército reconoce que son "verídicas"

La conducta es "altamente condenable" por la institución, dijo el oficial a TV Globo en un programa matutino. En una nota oficial divulgada por el Ejército el domingo por la noche la institución admite que las imágenes "son verídicas" y anunció que abrirá una investigación para dilucidar los hechos y castigar a los responsables.

Las víctimas de la tortura son obligadas a "respetar a los sargentos más antiguos, recibir todas las misiones, pagar las parrilladas y si es necesario derramar la propia sangre en favor de esta broma de la segunda compañía", según declaración leída por uno de los líderes de la "broma".

Según medios locales, la declaración revela que no se trataría de un hecho circunstancial, sino más bien de una práctica común en el lugar. Las imágenes, destacó TV Globo, remiten a los peores años de la dictadura de Brasil, cuando métodos semejantes eran practicados durante interrogatorios contra civiles acusados de sedición.