Benjamin Netanhayhu
El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, en Washington D.C., ante el  Comité de Acción Política Americano-Israelí (AIPAC). EFE

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, afirmó este martes que "Jerusalén no es un asentamiento. Es nuestra capital", al defender el derecho de su Gobierno a construir nuevas viviendas en la parte oriental.


El pueblo judío construía Jerusalén hace 3.000 años y el pueblo judío construye Jerusalén hoy
Netanyahu habló así en un discurso ante cerca de 7.500 delegados participantes en la reunión anual en Washington del Comité de Acción Política Americano-Israelí (AIPAC), el principal lobby judío en EEUU.

"El pueblo judío construía Jerusalén hace 3.000 años y el pueblo judío construye Jerusalén hoy. Jerusalén no es un asentamiento. Es nuestra capital", afirmó el primer ministro, después de que el anuncio de su Gobierno de que levantará 1.600 viviendas en el este de Jerusalén creara una fuerte tensión con Washington, que ambos gobiernos han tratado de reducir en los últimos días.

Netanyahu recordó que ha mantenido la política de gobiernos anteriores, tanto laboristas como del derechista Likud, y el anuncio de las nuevas viviendas no viola ninguno de sus compromisos.

Israel está dispuesto a hacer los compromisos necesarios para la paz, pero esperamos que los líderes palestinos también los hagan"Todo el mundo sabe que esos barrios (donde se planea la construcción) serán parte de Israel en cualquier acuerdo de paz. Por tanto, construir en ellos no impide la posibilidad de una solución de dos Estados", declaró .

El primer ministro aseguró que quiere la paz con los palestinos pero sostuvo que "la paz requiere la reciprocidad. No puede ser una calle de sentido único en la que sólo Israel haga concesiones".

"Israel está dispuesto a hacer los compromisos necesarios para la paz, pero esperamos que los líderes palestinos también los hagan", destacó.

El primer ministro, sin embargo, lanzó un mensaje claro de rechazo a quienes le piden un acercamiento con la Casa Blanca.

El futuro del Estado judío no puede depender nunca de la benevolencia ni siquiera del hombre más noble"El futuro del Estado judío no puede depender nunca de la benevolencia ni siquiera del hombre más noble. Israel siempre debe reservarse el derecho a defenderse", sostuvo.

Pese a todo, expresó su confianza en la relación entre los dos países: "cuando el mundo afronta desafíos monumentales, sé que Israel y EEUU los encararán juntos".

Netanyahu se reunió este lunes con la secretaria de Estado, Hillary Clinton, para tratar de mejorar las relaciones entre ambos países. La reunión se realizó después de que Clinton anunciara ante el Comité Estadounidense-Israelí de Asuntos Públicos su propósito de reiterar ante Netanyahu el "compromiso sólido" de EEUU hacia Israel con la advertencia de que el estancamiento en el proceso de paz para el Oriente Medio es "insostenible".