Gracias a las combinaciones que se han realizado, los consumidores podrán degustar los nuevos dulces artesanos destinados endulzar los estómagos en Navidad.

 A los habituales sabores clásicos del turrón se añaden las trufas (tradicionales, con azúcar glas y sin azúcar añadida, pero con el mismo sabor que las azucaradas),  rosquillas rellenas de crema, chocolate y turrón, panettone italiano, tortitas de chocolate, trufado al café, frutas, torta de chocolate o pan de Cádiz, entre un largo etcétera, con el objetivo de diversificar el sector de Xixona.

Los amantes de la almendra tampoco van a dejar de sorprenderse gracias a nuevos sabores como el coco, la yema, la mezcla de nata y nueces, además de los clásicos (de Alicante, a la piedra, imperial)

Así lo anunció ayer la conocida marca de turrones El Lobo, tras la firma de un convenio de colaboración con Unicef, a la que donará una parte de los beneficios de la campaña navideña. Con el lema «Comparte la Navidad», «el Lobo ofrecerá la posibilidad a sus compradores de hacer llegar la ilusión propia de estas fechas tan especiales, incluso a quienes no conocen, y en particular, a aquellos que más lo necesitan: los niños», según afirmó ayer el gerente de la entidad, José Manuel Sirvent.