Un informe del CSIC confirma el descenso de niveles de partículas en suspensión en el aire en Barreda

Los datos de los primeros meses de 2010 son también "muy prometedores"

Un informe elaborado por el Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) confirma el descenso de los niveles de partículas en suspensión detectados en el aire en la zona de Barreda, en Torrelavega, así como del número de superaciones de los umbrales diarios.

El estudio, realizado entre junio de 2008 y agosto de 2009, sitúa la presencia de partículas PM10 en una media anual de 29 microgramos por metro cúbico, por debajo por tanto de los límites normativos, que son de 40.

Además, constata en 2009 un total de 31 superaciones de los umbrales diarios permitidos (en principio eran 36 pero el informe dice que hay que descontar cinco, debido a las condiciones meteorológicas), un dato que contrasta, por ejemplo, con las 227 superaciones medidas en este mismo punto en el año 1999.

Los resultados del informe fueron presentados hoy en rueda de prensa por el consejero de Medio Ambiente, Francisco Martín; la alcaldesa de Torrelavega, Blanca Rosa Gómez Morante, y la directora del Centro de Investigación del Medio Ambiente (CIMA) del Gobierno de Cantabria, Luisa Pérez.

El estudio, a cargo del Instituto de Diagnóstico Ambiental y Calidad del Agua (IDAEA) del CSIC, es fruto también de la colaboración del CIMA y de la Universidad Carlos III. Con él se ha analizado la presencia de las partículas en suspensión finas, las PM2,5 (con un diámetro inferior a 2,5 micras), y también las partículas gruesas, las PM10 (de diámetro inferior a 10 micras).

Tanto Martín como Gómez Morante subrayaron la importancia de estos resultados y el papel que van a jugar en la elaboración del Plan de Calidad del Aire.

Además, el consejero destacó que los datos de los primeros meses de 2010 son también "muy prometedores", porque se mantiene la tendencia "a la mejora". Así, hasta el 17 de marzo se registraron siete superaciones de los umbrales de partículas en suspensión, frente a las 16 superaciones contabilizadas hasta la misma fecha en 2009.RESULTADOS

Tras analizar los niveles de partículas y sus tipos, el informe no aprecia una fuerte variación estacional en los niveles de concentración de estos elementos, si bien apunta que los valores más elevados se dan durante los meses de invierno, dada la mayor estabilidad y menor capacidad de dispersión de la atmósfera durante la época invernal.

En cuanto a su origen, la mayor presencia de material particulado en las horas punta confirma al tráfico como principal fuente directa e indirecta, especialmente en el caso de las PM10.

Esta generación de partículas asociadas a los vehículos tiene como origen las emisiones de combustión (tubo de escape), la resuspensión del polvo de la carretera, así como los procesos de abrasión de neumáticos y frenos.

En concreto, el 43 por ciento de las partículas PM10 en suspensión se deben al tráfico, un 27% a la actividad de construcción e industrial, un 17% son aerosol marino y un 11 por ciento nitratos secundarios (de los que es imposible conocer su origen dado su nivel de descomposición).

En el caso de las partículas PM2,5 el tráfico rodado mantiene una influencia significativa, pero ganan peso las fuentes de emisión ligadas a la actividad industrial de la zona.

Así, el tráfico es el responsable del 17% de estas partículas, mientras la combustión de fuel-oil (contaminación industrial fundamentalmente) representa el 18%. Además, un 11% se debe a otras emisiones industriales, un 10% son compuestos marinos y un 31% nitratos secundarios.

Pese a que los factores fruto de la actividad humana son los dominantes, la concentración de partículas en Barreda se ve afectada también por variables naturales. Éstas se vinculan a las entradas de masas de aire africano con polvo en suspensión, así como al material particulado de origen marino, e influyen de manera más acentuada en los niveles de PM10.

En cuanto a las concentraciones de metales regulados por la Unión Europea en la composición de las partículas, ningún metal legislado (plomo, cadmio, níquel y arsénico) excede los valores límites anuales permitidos en el aire de Barreda y, de hecho, se sitúan todos ellos "muy por debajo" de los topes legales.

No es fruto de la casualidad

El consejero de Medio Ambiente recalcó que estos resultados no son "fruto de la casualidad", sino de la labor realizada desde las administraciones por mejorar la calidad del aire en Torrelavega, así como de las inversiones de las empresas impulsadas por las autorizaciones ambientales integradas. Esas medidas han permitido reducir "drásticamente" la presencia de diversos contaminantes.

Y las mejoras continuarán con la redacción del Plan de calidad del aire, para el cual va a ser muy útil este estudio sobre las partículas en suspensión.

En esta misma línea, la alcaldesa destacó que las actuaciones emprendidas en los últimos años han conducido a una "mejora sustancial" de la calidad de vida en general y del aire en particular. Según dijo, los datos de calidad del aire son "positivos" y ahora lo que hay que hacer es "consolidarlos"

Por último, ambos incidieron en la transparencia en esta materia y explicaron que el estudio del CSIC ya ha sido puesto a disposición del Ayuntamiento y será de acceso público, a través de la web de Medio Ambiente (www.medioambientecantabria.com).

Mostrar comentarios

Códigos Descuento