«Se pierden nuestros jardines como zona de convivencia»
. Foto
Su presidente, Antonio Ruiz-Cabello, afirma que la instalación del botellódromo fue la razón por la que los vecinos se unieron.

¿Cuáles son sus retos?

Nuestro principal reto es la erradicación del botellón, pues con tantos cristales y plásticos tirados se están perdiendo los jardines como zona de ocio y convivencia por el deterioro que sufren en sus plantas y mobiliario. Tanto es así que muchos vecinos ya no sacan a sus niños a jugar por esta zona. Menos mal que tenemos otras zonas verdes, como los jardines de la Agricultura, los del Duque de Rivas o los de la Cruz Roja.

¿Aceptan con agrado los cambios del barrio?

Nuestro barrio está viviendo una evolución urbanística que va a cambiar mucho su entorno, pero nos gustaría conocer de primera mano los proyectos, ya que somos parte afectada. Tenemos el parking que se está construyendo, la caseta del Círculo de la Amistad que se está rehabilitando, la futura Torre Prasa que se va a ubicar donde está ahora el antiguo hotel Meliá… Es una de las zonas más transitadas de la ciudad y en plena evolución.

¿Cómo está el proyecto de la nueva Federación de AA VV?

Es una idea que aún está muy poco madura, pero ya hemos contactado con ocho asociaciones de distintos barrios. Nuestro ánimo no es de enfrentamiento y oposición a la Federación Al-zahara, sino de colaboración. Lo que pasa es que no estamos de acuerdo con algunos aspectos del movimiento vecinal y queremos ofrecer nuevas propuestas a las instituciones.

BIO

Antonio Ruiz Cabello (65 años) es un funcionario jubilado que no ceja en su empeño de acabar con el botellón.