Fariñas se encuentra estable, pero muy débil

  • Tras 16 días en huelga de hambre y sed tuvo que ser ingresado en el hospital, donde encuentra estable.
  • Le han administrado sueros y azúcares por vía intravenosa.
El disidente Fariñas es trasladado por un médico para llevarlo al hospital, este jueves.
El disidente Fariñas es trasladado por un médico para llevarlo al hospital, este jueves.
Rolando Pujol / EFE

El disidente cubano Guillermo Fariñas está "débil pero estable" en el hospital al que ingresó tras sufrir el jueves un colapso, el segundo en los 17 días que lleva en huelga de hambre y sed, y recibió sueros y azúcares por vía intravenosa, informó su madre, Alicia Hernández.

El psicólogo y periodista opositor reposa en la cama 8 de la sala de cuidados intensivos del hospital "Arnaldo Milián Castro" de Santa Clara, a unos 270 kilómetros al este de La Habana, donde se le han hecho estudios clínicos para determinar hasta qué punto ha avanzado su deterioro físico.

La madre, enfermera profesional que le acompañó anoche, dijo que sufre neuropatías, deficiencias cardiacas y otras complicaciones por el ayuno que comenzó para pedir al presidente cubano, Raúl Castro, un gesto humanitario: que excarcele a 26 presos políticos que, según la oposición, están muy enfermos.

Fariñas, de 48 años, se desmayó este jueves y estuvo una hora inconsciente, y anoche se sentía débil, con cefaleas, dolores musculares, fatiga y decaimiento, agregó Hernández. El disidente, calificado de "mercenario" y "delincuente común" por el gobierno, ha estado once años en la cárcel y ha protagonizado en los últimos lustros otras 22 huelgas de hambre que le dejaron graves secuelas, según sus familiares y médicos.

La actual huelga de hambre y sed la comenzó cuando agentes del gobierno le prohibieron hace dos semanas ir al sepelio del opositor Orlando Zapata, que murió al cabo de un ayuno de casi tres meses para pedir mejor trato en la cárcel.

El médico personal de Fariñas, el también opositor Ismel Iglesias, dijo el jueves, cuando el huelguista recuperó el conocimiento y fue internado en el área de terapia intensiva, que su vida por el momento no corre peligro.

Poco antes del desmayo, tres médicos del sistema público de salud lo visitaron en su casa y le pidieron su consentimiento para trasladarlo en una ambulancia a una institución médica y hacerle un chequeo profesional, dado su deterioro físico.

Fariñas agradeció la "profesionalidad y humanidad" con que los médicos lo trataron, pero insistió en que le tomaran las muestras en su casa de Santa Clara, de donde sólo saldrá si queda inconsciente. La semana pasada fue hospitalizado tras sufrir un primer choque hipoglucémico, pero recuperó la consciencia en pocas horas y regresó a su casa tras ser hidratado

Mostrar comentarios

Códigos Descuento