España, China y la alta tecnología
. Rafael Díaz/ EFE