Cada universitario gasta  126 1/curso en fotocopias
La reprografía de Ciencias, a última hora de la mañana. Fabián Simón
Aprobar un curso de la carrera requiere horas de estudio... y dinero. Un estudiante de la Universidad de Zaragoza se gasta durante el curso, tan sólo en fotocopias, una media de 126 euros. Los que más, alcanzan o incluso superan los 180.

Los alumnos calculan que suelen invertir en ello unos 3 ó 4 euros por semana, pero, dependiendo de la carrera y del perfil del alumno, esta cantidad varía considerablemente.

Así, en lo que va de curso –comenzó a finales de septiembre–, los alumnos de 1º de Derecho se han gastado ya 22 euros, únicamente en los apuntes que los profesores dejan en las salas de reprografía para completar la materia de sus asignaturas, que siempre es  de estudio obligatorio. Sin embargo, los alumnos de Fisioterapia no han necesitado más de cinco y los de Medicina, siete.

Una alternativa muy económica a las fotocopias es Internet. En la actualidad, un total de 650 profesores de la Universidad de Zaragoza cuelgan en la Red apuntes y material bibliográfico para facilitar a sus alumnos material extra a sus clases.

La iniciativa ha sido muy bien acogida entre la mayoría de los alumnos, y ya se ha puesto en práctica con 739 asignaturas.

La opinión de los universitarios

Mª José Clemente. Estudiante de 4º de Químicas, 22 años.

«Yo no doy abasto con el volumen de apuntes de clase y de las fotocopias. Este año tengo 9 asignaturas, y va a ser una locura. Procuro hacerme yo misma mis propios apuntes en clase, pero a veces es imposible ir a todas, así que tengo que tirar de los de mis compañeros. Aún así, me gasto demasiado dinero».

Raúl Celador. Estudiante de 5º de Ciencias Geológicas, 25 años.

«Las fotocopias me parecen carísimas. Todos los profesores deberían colgar los apuntes extras en la Red, así es mucho más cómodo y barato conseguir todo el material. A veces, pido los tacos de hojas que nos dejan en reprografía a compañeros de años anteriores y me ahorro el dinero, porque si no, esto sería una ruina».

José Ramón Irigoyen. Estudiante de 4º de Derecho, 22 años.

«Compro todo el material que dejan los profesores en reprografía y me hago mis propios apuntes en clase. Es la única manera que tengo de organizarme bien. No me gusta fotocopiarme cosas de otros compañeros, porque me parece tener mucha jeta. Aunque entiendo perfectamente que lo hagan otros alumnos, por el dinero que supone».