Los zaragozanos parecen cada vez más reacios a asumir compromisos duraderos. En los últimos cinco años, el número de parejas que han decidido acabar con su matrimonio se ha disparado un 32%, mientras que las bodas han caído más de un 11%.

El año pasado disolvieron su acuerdo matrimonial en la provincia de Zaragoza 2.671 parejas (entre separaciones, divorcios y nulidades). Esta cifra es muy superior a las 2.023 rupturas del año 2000, según los datos del Consejo General del Poder Judicial. Y la tendencia continúa al alza. Entre enero y junio de este año rompieron su unión 1.321 parejas, y aún queda por contabilizar el periodo que más separaciones registra (de octubre a diciembre).

Estos datos sitúan el nivel de separaciones en seis rupturas por cada diez bodas. Y la proporción, según indica la tendencia de los últimos años, será cada vez mayor. Mientras que los divorcios han crecido, las bodas han caído, de las 4.625 que hubo en Zaragoza en 2000 a las 4.087 del año pasado, según datos del Instituto Aragonés de Estadística.

Cada vez más jóvenes

Junto al incremento de separaciones, se ha registrado una disminución en la edad de los divorciados. «Hace cinco o seis años eran parejas de 45 a 55 años, mientras que ahora están casi todas en la franja de los 35 a los 45 años», explica Francisco Pérez-Pons, presidente de la Asociación Mixta de Separados y Divorciados de Aragón.

La principal razón que mueve a las parejas a terminar su relación sigue siendo la emocional. «Simplemente, se acaba la chispa», aclara Pérez-Pons.

Sin embargo, los cónyuges no son los únicos que sufren. En la mayoría de los casos afecta también a los hijos, que se vuelven más inseguros y tristes. «En estos casos es mejor que los padres les expliquen a los hijos todo, de forma que lo entiendan», asegura la psicóloga Reyes Blázquez.

El ‘divorcio exprés’ gana adeptos

Los zaragozanos prefieren la nueva ley del divorcio exprés, que desde julio permite evitar la separación previa. Los datos del registro civil de la ciudad (diferentes a los de la provincia) recogen que este año ya se han divorciado casi tantas parejas como en 2004 (567 frente a 672), mientras que las separaciones están muy lejos aún de los niveles de 2004 (639 frente a 962).