El decano del Colegio de Abogados de Oviedo, Enrique Valdés Joglar, respaldó hoy la jornada de trabajo que acogerá mañana el centro y en la que intervendrá el Magistrado-Juez de Sevilla, Francisco Serrano, al considerar que tiene interés formativo para los colegiados y ofreció las dependencias del órgano colegial a quienes sostengan tesis "contrarias".

En declaraciones a Europa Press, aseguró que el título 'La discriminación en la Ley de Violencia de Género y su incidencia en los procesos de familia' no refleja la opinión del Colegio, pero se decidió de común acuerdo con los ponentes a sabiendas de que "los titulares son importantes para atraer la atención de la gente". "Es cierto que se podría haber puesto otro título para no herir sensibilidades", admite.

A su juicio, colectivos como el Instituto Asturiano de la Mujer tienen derecho a protestar, pero no por ello se va a censurar el acto, porque es "uno más". "Los ponentes son dos jueces de familia en ejercicio, no portavoces de la Yihad islámica", ironiza.

Para el titular del organismo, la ley que se discute es discriminatoria, puesto que "la misma conducta tiene una pena diferente según quién sea la víctima y el autor". No obstante, recuerda que "todos aceptamos leyes que discriminan positivamente a colectivos que lo precisan, como los minusválidos, los ancianos o las minorías étnicas".

Además, recuerda, el colegio no debe posicionarse, sino respetar el ordenamiento jurídico y la Ley fue "aprobada por el Parlamento". "Decir que hay discriminación es constatar un hecho, pero se trata de una discriminación legal", incide.

Por otra parte y ante quienes lamentan que fomenta las denuncias falsas, defiende que no hay pruebas que constaten que haya más en violencia de género que en otros sectores y, aunque así fuese, "tampoco seria razón para derogar una ley". "Habrá que perseguir a los defraudadores, como ocurre con la prestación por desempleo y los accidentes de tráfico", señala.

Consulta aquí más noticias de Asturias.