El codiciado níscalo apenas se ha dejado ver esta temporada por las fruterías de la ciudad, y en los pocos sitios que se vende está a más de 35 euros el kilo, muy por encima del precio normal en otras campañas (6 euros/kg).

El importe es aproximado porque puede variar de un día para otro en función de aspectos como la climatología. A principio de semana, Mercaolid vendía el producto a los mayoristas a 38 euros el
kilo, pero también ha esta-do a 30 y 32 euros. Un comerciante del mercado del Val precisó que sólo ha podido vender un día y que, a estos precios, los clientes no adquieren el producto y la mercancía se la llevan los restaurantes. Otras fruterías consultadas indicaron que desde que comenzó su comercialización no ha bajado de los 30 euros/kg.

Aun así, la fe es lo último que se pierde. El presidente de la Asociación Vallisoletana de Micología, Miguel Sanz, precisó que durante  los próximos diez días todavía pueden aparecer en los pinares de Valladolid: «La temporada venía muy bien, había mucha humedad, pero las primeras heladas lo han complicado». «Hay poco género, y por encima de 35 euros es prohibitivo».