Su cierre deja en la calle a muchos empleados. Sus 96 habitaciones desaparecerán bajo la piqueta. Su propietaria, la familia Millán, lo ha vendido. Posiblemente, en su lugar, habrá pisos.