Casi como en el Sena
. Fran Manzanera
A los aficionados a la pesca, que hace unos meses rondaban sus orillas, se han sumado ahora los pintores. Carboncillo en mano, las chicas de la foto se inspiran en sus aguas y dibujan la catedral, el puente viejo y las edificaciones cercanas. No es el Sena, pero, como suelen decir, la inspiración surge de donde menos te lo esperas.