Lo anunció ayer el consejero de Medio Ambiente, Francisco Marqués, quien dijo que se publicará un decreto con estas medidas antes de fin de año. La Comunidad quiere evitar, según palabras del propio Marqués, «tener lugares donde una depuradora sea insuficiente para purificar las aguas de la ciudad, como Los Alcázares, y construir 3.000 viviendas más». Así, las promotoras se verán obligadas a construir las instalaciones necesarias para prestar los servicios a las personas que vayan a vivir en las zonas donde urbanicen.