Sólo se salva el reloj con carillón
. Jorge París