Los murcianos son los españoles que menos piden la baja de paternidad. De las prestaciones que ha concedido la Seguridad Social este año (hasta septiembre), sólo un 0,89% de ellas han sido para hombres, es decir, un papá por cada 112 mujeres. Los que más se atreven son los vascos: allí el 3,83% de las bajas son para padres.

A pesar de ello, registramos el mayor incremento porcentual de bajas a padres, con un 48,72%. En total, 6.495 murcianas han percibido la ayuda, por 58 papás.

Pepa Olmos, secretaria de mujer del sindicato UGT en Murcia, explica las razones de por qué Murcia está a la cola en bajas por paternidad: «Si la mujer deja de trabajar, es mucho menor la pérdida económica que si lo hace el padre; es reflejo de la desigualdad laboral». Además, reconoce que aún hay prejuicios: «En la cultura actual, la mujer es quien tiene que educar al hijo».

Por su parte, fuentes de Comisiones Obreras apuntan a que «ellos no lo cogen porque temen represalias». Por este motivo, «la mayor parte de los que optan al permiso son funcionarios».

Qué es la prestación

¿Quién la pide y cuánto tiempo es?: La ley prevé que, aunque el permiso de maternidad le corresponde a la madre, el padre puede disfrutar de hasta 10 de las 16 semanas de baja.

¿Pueden coincidir el padre y la madre?: No pueden solaparse. Si ambos trabajan, ella tiene las seis primeras semanas y decide si disfruta el resto.

Requisitos: Estar afiliado a la Seguridad Social y tener cotizados 180 días en los cinco años anteriores al parto.

Dinos... si te cogerías el permiso.
Cuéntanoslo en...
e-mail l nosevendemurcia@20minutos.es
correo l Avda. General Primo de Rivera, 1. Entresuelo. 30008, Murcia.
o en www.20minutos.es

5 preguntas a... José López. Pasó cinco semanas con su hijo Juan Pablo

1 ¿Por qué se quedó usted y no su mujer? Porque por mi empleo (en la oficina de riesgos laborales de UGT) me venía mejor a mí que a mi mujer. Además, me interesaba hacerlo.

2 ¿Cómo valora su experiencia? Inolvidable. Ahora que he vuelto al trabajo nos echamos de menos.

3 ¿Qué fue lo más duro? Que no te deja hacer nada más, y tienes que estar despierto para darle el biberón, cambiarle los pañales y asegurarte que duerma toda la noche.

4 ¿Y lo mejor? Me ha venido muy bien, porque en los primeros meses es cuando se establecen los lazos, y ya reconoce mi tono de voz.

5 ¿Alguna anécdota? En el trabajo ha habido mucho cachondeo. También me lo llevaba de paseo en el coche y le cantaba, y coincidí con muchas madres cuando lo sacaba.