Este periódico asegura que, el documento, elaborado por la Congregación para la Educación Católica, habría sido firmado por el Papa el pasado agosto y en él se afirma que el candidato a cura no debe padecer «trastornos sexuales».