El decano del Colegio de Abogados de Baleares, Joan Font, y su socio Emili Gené afirmaron hoy ante el magistrado que instruye el caso Maquillaje, que en 2004 compraron de forma conjunta el 10 por ciento de acciones de la productora Vídeo U, una de las principales empresas investigadas en la causa, por un posible "negocio" ante la posibilidad de que Vídeo U obtuviese una de las licencias de TDT que iba a adjudicar el Govern.

Ambos fueron interrogados en calidad de testigos por el titular del Juzgado de Instrucción número 2, Juan Ignacio Lope Sola, y en sus declaraciones recordaron que inicialmente obtuvieron el 10 por ciento de las participaciones, ya que el propietario de Vídeo U, Miquel Oliver, "necesitaba reflotarla". Sin embargo, negaron de forma rotunda haber participado en la gestión de la sociedad y en sus reuniones así como haber tenido conocimiento de las subvenciones millonarias que estaba recibiendo la productora desde el Consell de Mallorca.

Tal y como expuso Font, las participaciones las acordaron "para cobrar y asegurarnos algo" y porque "luego con las TDT podía ser un negocio". Mientras, Gené recordó que en 1997, fecha en que compartía una comunidad de bienes con Font al 50 por ciento, Oliver le planteó si quería ser abogado de Vídeo U, pero como la empresa "no obtenía beneficios", en 2004 le comunicó que "no me podía pagar, pero que me proponía unas acciones".

"Hablé con Font y me dijo que si no pillábamos las acciones, creía que no pillaríamos nada", abundó Gené durante la deposición, en la que también estuvieron presentes el fiscal anticorrupción Juan Carrau y varios de los abogados personados en la causa.

Según relató el decano, el entonces presidente del Govern, Jaume Matas, "había vetado" a Oliver y por tanto el Ejecutivo no podía contratar a Vídeo U, por lo que el propietario de la productora pidió a Gené que éste preguntara a Font si conocía a alguien en el Consell a fin de salvar a la empresa. "Yo conocía a Miquel Nadal", remarcó el declarante en alusión al ex vicepresidente del Consell.

De este modo es como organizaron una comida, el 5 de enero de 2004, en la que estuvieron presentes Gené, Oliver, Nadal y Font en la que Oliver les expuso que estaba buscando capital y socios con el objetivo de "revitalizar" la empresa, y para ello "necesitaba contratar con el Consell". En noviembre, Font y Oliver se hicieron con el 10 por ciento de Vídeo U. El mismo año en que Nadal y Munar adquirieron presuntamente el 50 por ciento de la productora a través de sus supuestos testaferros y por 300.000 euros en efectivo.

"mi única participación fue asistir a una comida"

"Mi única participación en todo esto fue asistir a una comida", aseguró el testigo, quien manifestó no hablado nunca con Oliver de la marcha de la sociedad. "Compré y me olvidé del tema", zanjó.

Por su parte, Gené fue más explícito al hablar de los otros compradores y, al respecto, recordó que Oliver le comentó que se trataba de Víctor García -presunto testaferro de Munar- y la sociedad Rincones de la Vega de Sotomayor -empresa a través de la cual compró Miquel Sard, a su vez supuesto testaferro de Nadal-. De este modo, el paquete de acciones quedaba dividido entre Bufet Font, Emili Gené, Gestoría Sard y Víctor García.

En su comparecencia, comentó incluso que cuando Oliver vendió las participaciones "creía que desapareciendo físicamente desaparecería así el veto que estaba fundamentado en su persona".

Pasados los años, recalcó que si ha visto al propietario de Vídeo U "ha sido por amistad", aunque reconoció que en 2007 le dijo a Oliver que no le interesaba tener "acciones por tener". Ante esto, Oliver, encausado en este procedimiento, mostró su disposición a comprarlas ya que ese año "se había producido un cambio de gobierno". "Oliver me dijo que ya no estaba vetado y podía aparecer en la sociedad", precisó.

A su salida de los juzgados, Font manifestó ante los medios hber defendido ante el juez la "nula intervención" que tuvo en los hechos investigados en este procedimiento, que investiga un presunto desvío de fondos públicos desde el Consell de Mallorca a Vídeo U y Studio Media, afines a UM. "He dejado clara mi intervención así como lo poco que sabía de esta historia, por no decir nada", espetó.

Tras las declaraciones de ambos testigos, también compareció ante el magistrado la periodista Àngela Alfaro, quien fue interrogada acerca del programa 'Patrimoni', creado entre ella y el ex director de Ona Mallorca Alfredo Conde, imputado en la causa y en libertad bajo fianza de 200.000 euros. Según explicó la testigo, que trabajó en la emisora del Consell entre 2001 y 2004, preparaba el guión y los contenidos, y el espacio era semanal, aunque indicó no recordar la cantidad total de los capítulos que se emitieron.