El Ministerio de Defensa comenzará a derribar en diciembre los viejos cuarteles de Campamento, al borde de la autovía de Extremadura (A-5), en el distrito de Latina. Ésa es, al menos, la intención de José Bono, que espera recibir la autorización formal del Ayuntamiento apenas 15 días después de que el ministro firme hoy con  el alcalde de la capital, Alberto Ruiz-Gallardón, el convenio para el desarrollo urbanístico de la zona.
El acuerdo, que ya quedó perfilado en un protocolo del pasado 25 de enero, contempla y autoriza la construcción de 10.700 viviendas, 7.000 de ellas protegidas, en ese ámbito de 900 hectáreas de superficie.

Defensa espera obtener por la operación unos 300 millones de euros, aunque gran parte de esa cantidad irá destinada a sufragar infraestructuras viarias para el nuevo barrio, que albergará pisos para más de 30.000 personas. El proyecto supone la creación en la zona este de la capital de un área de viviendas similar a municipios como Pinto, Colmenar Viejo o Tres Cantos.

Alquiler para jóvenes

Dentro del nuevo desarrollo, la iniciativa estrella es la creación de 1.100 viviendas en alquiler para jóvenes, promovido por el Ministerio de Vivienda de María Antonia Trujillo, que también suscribirá el acuerdo.

El convenio que se firma hoy es el primer paso para la construcción de esos 10.700 pisos, pero aún pasarán al menos tres o cuatro años hasta que sus nuevos inquilinos puedan ocuparlos. El primer trámite administrativo será la constitución de la Junta de Compensación, entre Defensa y los compradores de los terrenos.

Luego, el Ayuntamiento tendrá que aprobar los proyectos de urbanización de las 900 hectáreas y los correspondientes de construcción de cada promoción de viviendas.

Con las 10.700 viviendas previstas no se agotará todo el espacio que Defensa tiene en la zona, por lo que en el futuro podrían contemplarse, hacia el norte, nuevas urbanizaciones.'

Los túneles, a medias

En el convenio que el alcalde y el ministro firmarán hoy, se establecerá la construcción de dos grandes infraestrucutras viarias para el nuevo barrio: el soterramiento de la autovía de Extremadura (A-5) a su paso por esta zona y la excavación de un túnel que enlazará el nuevo barrio con la M-30 a la altura del Vicente Calderón, bajo la Cuña Verde de Latina. Estas obras costarán unos 615 millones de euros, que ambas administraciones pagarán a partes iguales. El Ayuntamiento descartó en su día esta segunda obra, por su elevado coste.