Condena a Pedro Varela
Imagen de archivo (21/04/2006) del propietario de la librería 'Europa' de Barcelona, Pedro Varela. EFE

El propietario de la librería 'Europa' de Barcelona, el neonazi Pedro Varela, ha sido condenado por una juez de la capital catalana a dos años y nueve meses de prisión por difundir ideas genocidas a través de las obras que editaba y vendía en su local, así como de las conferencias que organizaba. Varela fue condenado en 1998 a cinco años de prisión, pero en 2008 se rebajó la condena a 7 meses

Varela también ha sido condenado al pago de una multa de casi 3.000 euros y la sentencia ordena la destrucción de todos los libros y objetos incautados en la librería, como un busto de Hitler, una esvástica de hierro, cascos militares, fotografías y carteles de temática nacionalsocialista.

En la sentencia, el Juzgado de lo Penal número 11 de Barcelona condena al librero por un delito de difusión de ideas genocidas y otro contra los derechos fundamentales, al considerar que las obras que comercializaba suponen "un menosprecio al pueblo judío y otras minorías", y hasta recomiendan la segregación racial.

Varela fue condenado en 1998 a cinco años de prisión, a raíz de un anterior registro en su librería, pero en 2008 la Audiencia de Barcelona rebajó su condena a siete meses de prisión después de que el Tribunal Constitucional (TC) dictaminara que la negación del genocidio no es delito. En esa ocasión no ingresó en prisión al carecer de antecedentes y tras la rebaja de la condena, pero ahora, si la sentencia se convierte en firme, podría acabar en la cárcel.

Sin argumentos

La nueva sentencia desmonta el argumento de Pedro Varela de que comercializa libros de todo tipo y concluye que todas las obras que tiene a la venta "son unidireccionales en cuanto a su contenido, con una absoluta falta de pluralidad".

Son libros en los que se hace responsable de los males del mundo al pueblo judío

"Son libros en los que se hace responsable de los males del mundo al pueblo judío, donde se dice que las personas de raza negra son inferiores, que la mejor forma de respetar las razas es la segregación, que el mestizaje traerá la desaparición de la civilización, que las mujeres no deben tener los mismos derechos que los hombres (...)", según la sentencia.

La juez comparte en su fallo "la idea de que cada persona tiene derecho a pensar lo que quiera", pero advierte de que "no cabe adoctrinar en el racismo, en la discriminación de las minorías, en el antisemitismo o en la difusión del odio a los diferentes (...)"

La sentencia rebate la versión de Varela de que no conocía el contenido de todos los libros que publicaba. Además, para la juez, "no es creíble" esa excusa, teniendo en cuenta que en su propio juicio "demostró tener unos conocimientos propios de una persona con una vasta y amplia cultura". También subraya que un hecho aislado no sería constitutivo de delito, pero sí lo es la suma de varias circunstancias.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.