El matrimonio llevaba dos años ocupando uno de los pisos, y según el propio alcalde, «están completamente integrados en el barrio y se les ayudará». Mari Carmen, embarazada de cinco meses, y su marido viven ahora en una vieja caravana que les prestó un familiar, pero la ayuda, dicen, «no llega».