Vitaminas
La vitamina C, algunas formas de vitamina B y otros suplementos dietéticos son vulnerables a la humedad.

La mayoría de la gente guarda las vitaminas y los suplementos alimenticios en la cocina o en el baño. Pero un estudio estadounidense llevado a cabo por la universidad de Purdue y publicado en The Journal of Agricultural and Food Chemistry ha demostrado que no es una buena idea.

Las sustancias cristalinas, como la vitamina C, algunas formas de vitamina B y otros suplementos dietéticos son vulnerables a un proceso llamado deliquescencia, en el que la humedad disuelve un sólido soluble en el agua.

Este fenómeno es el que se produce cuando la sal o el azúcar se apelmazan por efecto de la humedad. Pero mientras que la sal y el azúcar no pierden sus propiedades, las vitaminas y suplementos dietéticos sufren cambios químicos que pueden inutilizar sus efectos.

Así que si en su cocina la sal y el azúcar tienden a apelmazarse sospeche del buen estado de sus vitaminas.

En apenas una semana se puede perder totalmente la vitamina C

"En apenas una semana se puede perder totalmente la vitamina C en algunos productos", advirtió Lisa Mauer, experta en ciencia de la alimentación.

Y guardar los productos en botes cerrados tampoco es solución. ¿O acaso no se apelmaza la sal aunque esté en un tarro bien cerrado?

La científica midió el grado de humedad necesario para que se produzca la deliquescencia de distintas sustancias cristalinas y determinó que es diferente para las dos formas de vitamina C estudiadas.

A niveles suficientemente elevados de humedad (del 86% para el ascorbato de sodio y del 98% para el ácido ascórbico), las muestras se disolvieron totalmente, afirma el estudio.

Según Mauer, cuando la humedad desciende y la temperatura vuelve a la normalidad, el producto se solidifica, pero "los cambios químicos son irreversibles".

La experta en dietética recomienda almacenar las vitaminas y suplementos dietéticos en lugares secos  y descartar cualquier producto con signos de humedad o que adquiera un tono marrón.

"No son inseguros, pero ¿de qué sirve suministrar a un niño una vitamina sin su contenido vitamínico? Es como darles un caramelo con un elevado contenido de azúcar", dijo.