Microsoft
Bill Gates hace un mohín (Reuters). Reuters

Gates ha querido provocar con su último comunicado interno, al que ha tenido acceso news.com, el mismo efecto que hace diez años causó su texto Internet Tidal Wave.

Entre la profecía, el alarmismo y la arenga, el presidente de Microsoft pide más trabajo y más reflejos
Entre la profecía, el alarmismo y la arenga, el presidente de Microsoft pide más trabajo y más reflejos a sus directivos. Además, cita una lista de "oportunidades perdidas" por la compañía, que han sido aprovechadas por sus competidores.

Servicios como los ofrecidos por Google, Skype, Research In Motion y Adobe son envidiados por Gates, quien parece añorar los tiempos en que Hotmail y la estrategia .NET bastaban para contentar a la creciente masa de usuarios de Internet.

El presidente de Microsoft, quien ahonda una vez más en la idea de "software instantáneo", afirma que se avecina un nuevo cambio, una "ola de servicios en Internet" en la que su compañía debe tomar la delantera.

La importancia de la publicidad

Poner programas on-line a disposición de los usuarios, y que la gente los use en tiempo real (gracias a los beneficios de una previsible banda ancha generalizada) cuesta dinero. Por eso Gates quiere que se investiguen nuevas formas de vender espacios publicitarios en estos entornos. 

"La publicidad ha emergido como un nuevo y poderoso medio para financiar directa e indirectamente la creación y distribución de software y servicios, junto a las suscripciones y las tasas por conceder licencias de uso de programas" dice Gates.

Parece que los programas informáticos están llamados a desaparecer de los anaqueles de las tiendas.