Un Cristo que flota y no arde
. J. C. Barberá
La talla apareció flotando en el Turia en 1250 y en 1936 se libró de un incendio.