El Consell ingresó el pasado septiembre algo más de millón y medio de euros para pagar a los afectados y, después de reservar una parte para cubrir gastos judiciales, quedaron aproximadamente 1,3 millones de euros para los afectados, cantidad que no cubre el total de las indemnizaciones.