De salir adelante la normativa, tanto los jardines
de infancia como las niñeras profesionales estarán obligados a ajustarse a ese currículo, destinado, según sus responsables, a ayudar a los pequeños desde su más tierna edad a comparar, clasificar y reconocer símbolos.

Desarrollo intelectulal

El Gobierno argumenta que se decidió a promover esta iniciativa después de que diversos estudios demostraran que el comienzo de la educación en fase tan temprana ayuda al individuo a desarrollarse más rápidamente tanto social como intelectualmente.

«Esto es una locura absoluta», apuntaron algunas asociaciones de padres, preocupadas por el riesgo de que los niños pierdan su infancia. La Confederación Nacional de Asociaciones de Padres y Profesores advirtió que, de esa forma, «desde el momento de nacer, el niño va a verse gobernado por el Ministerio de Educación».