Según informó el PNV en un comunicado, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos entiende que la inadmisibilidad debe declararse porque, a su juicio, resulta incompatible -por razón de la materia- con las disposiciones del Convenio Europeo de Derechos Humanos. Es una decisión, por tanto, definitiva y frente a ella no cabe recurso alguno.

Ante este auto, la formación nacionalista dijo respetar y acatar la decisión de la Corte, aunque expresó su "disconformidad" con el contenido de dicha decisión.

Según explicó, la disconformidad viene, en primer lugar, porque este auto "elude contestar" a las formulaciones de la demanda. "Es decir, el juez basa su decisión en algo que la demanda ni pide ni formula, para así tener la excusa de no admitirla", lamenta.

Además, el PNV entiende que el fundamento de tal decisión descansa en una interpretación "restrictiva y tímida" del alcance de las disposiciones del Convenio Europeo de Derechos Humanos, en alusión a la no afectación de ningún derecho del mencionado convenio.

En opinión de la formación liderada por Iñigo Urkullu, el Convenio Europeo de Derechos Humanos "debe abrirse a las exigencias de la democracia directa y a la participación de los ciudadanos en los procesos decisorios de transcendencia para su futuro".

Consulta aquí más noticias de Vizcaya.