Nagore destacó que el Gobierno riojano destinará 40.000 euros durante este año para la puesta en marcha de un proyecto piloto que analizará las posibilidades de producción de 22 especies varietales de almendra (dos son autóctonas, la largueta y la marcona, mientras que el resto son exógenas) en la geografía riojana.

Para ello, y en colaboración con los agricultores, se crearán diez campos de ensayo donde se podrán estudiar las diferentes posibilidades geológicas, geográficas e hídricas de este cultivo. En concreto, los campos se ubicarán en los valles del Alhama-Linares (Cornago, Igea, Cervera y Grávalos), Cidacos (Quel y Arnedo), Jubera (Santa Engracia), y en la finca institucional de La Grajera en Logroño. Otra medida experimental será la introducción del riego por goteo.

Esta cantidad, que será validada mediante la publicación de una Orden de Contrato de Experimentación, sufragará los costes de explotación de los campos de experimentación, así como el seguimiento de los datos obtenidos, las visitas a los campos o la celebración de jornadas de divulgación.

El consejero de Agricultura ha recordado que esta iniciativa "ha sido bien recibida por el sector toda vez que pretende hacer de la almendra un cultivo con rendimientos interesantes". Nagore subrayó que el principal riesgo que atenaza a los productores de almendra es la "falta de regularidad de las cosechas". El proyecto, basado en la incorporación de variedades de floración tardía, apuesta por "mejorar la renta agraria de los productores y evitar los bajos rendimientos" de un cultivo fundamental en la cohesión del paisaje agrario riojano.

En la actualidad, se cultivan 5.300 hectáreas de las 9.000 dedicadas a la almendra en La Rioja. El sector aglutina 1.500 propietarios, 325 de los cuales son agricultores profesionales. La producción alcanza las 6.000 toneladas al año con un valor que supera los 6 millones de euros.

Consulta aquí más noticias de La Rioja.