En concreto, Aussa cuenta con 14 grúas convencionales y una batea —para la retirada de cualquier vehículo inutilizado de las ruedas delanteras y traseras—. De las convencionales, de la H1 a la H9, ambas inclusive, fueron adquiridas en marzo de 1999, tratándose de vehículos que, según los sindicatos, están "obsoletos", ya que rondan los 300.000 kilómetros y actualmente pasan las inspecciones técnicas cada seis meses.

En este sentido, las fuentes consultadas señalaron que, de las seis adquiridas posteriormente por Aussa, cinco convencionales y la batea, ésta última fue enviada al municipio de Coria del Río —cuyo servicio, según los sindicatos, también gestiona esta empresa—, ya que el vehículo inicialmente comprado para este servicio fue destinado a otro lugar.

Ello implicaría que en caso de cualquier vehículo que necesite ser retirado con la batea no se pueda prestar el servicio. De hecho, según las fuentes, la actualidad aún es peor porque la batea también está averiada y se ha mandado a Coria la H11.

Por lo tanto, la situación de las grúas es tal que, a fecha de ayer, cinco de ellas estaban en buenas condiciones, dos estaban 'muertas' y no arrancan, una estaba inoperativa tras haber sufrido un accidente, dos tenían problemas eléctricos, otra problemas de frenos, otra problemas de temperatura del motor y otra el embrague estropeado, mientras que la batea tiene dificultades de frenado por mal estado de la bomba.

Los sindicatos añadieron que "por no querer gastar, le han dado vacaciones al mecánico y, en lugar de sustituirlo, han preferido derivar las grúas a un taller".

Consulta aquí más noticias de Sevilla.