En rueda de prensa, el regidor hispalense reivindicó que la regulación es algo vigente "no sólo en Sevilla, sino en muchas ciudades con diversos procedimientos y mecanismos, y son éstos los que cambian", en pro de un centro "más adecuado y moderno".

Por ello, Monteseirín abogó por un sistema acorde con las nuevas tecnologías, "que no sea con un guardia impidiendo el paso a los que no cuenten con autorización, ni con barreras o bolardos"; en este sentido, el primer edil hispalense expresó su convicción de que el plan será así mejor aceptado.

A la hora de su aplicación, se mostró, en nombre del gobierno municipal, dispuesto a "hablar con todo aquel que quiera abordarlo, pero sin poner en duda un modelo de ciudad que beneficia principalmente a los residentes y profesionales del centro, así como a la ciudadanía", la cual, añadió, "se convence por la vía de los hechos".

Respecto al consenso con el que la medida cuenta en relación al partido socio de gobierno —IU, siempre de acuerdo en el fondo de la medida y cuya puesta a efecto inmediata ha reivindicado en varias ocasiones—, el alcalde hispalense señaló que "antes de ser una decisión de gobierno hay que hablarlo con ellos, aunque nosotros llevemos el peso por ser el grupo mayoritario".

"Tenemos todo el margen para hablar, pero la ordenación del tráfico es algo que se ha hecho en todas las ciudades y todos los tiempos", defendió Monteseirín, que contestó a algunas reivindicaciones vecinales indicando que "por mucho que paguen impuestos eso no da libertad total y absoluta para hacer lo q les parezca". "Con prejuicios es difícil llegar a ningún sitio", agregó.

Por último, señaló que ha planteado a los gestores de los aparcamientos de la corona del centro un abaratamiento de los precios, "aunque éstos también hay que compararlos con los de las demás ciudades, y también ellos me plantean llegar a acuerdos y convenios con los comerciantes para una financiación a medias".

Consulta aquí más noticias de Sevilla.