Así se recoge en la parte dispositiva del auto, al que ha accedido Europa Press, emitido por el citado Juzgado de Primera Instancia e Instrucción único de Baena, en el que se indica que los dos imputados en este procedimiento, Arenas y su mujer, edil de IU en el Ayuntamiento baenense, María Jesús Muñoz, habrían participado en la comisión de dichos delitos con las declaraciones que hicieron en marzo pasado, en una entrevista que concedieron a un medio de comunicación cordobés.

En dicha entrevista, según la querella que como reacción presentó el alcalde de Baena contra Arenas y Muñoz, éstos "realizaron aseveraciones falsas dirigidas contra" él y "tendentes a imputarle varios delitos, con conocimiento de su falsedad y temerario desprecio hacia la verdad". Por ello, Moreno les conminó en el acto de conciliación previo a que aceptaran indemnizarle con un total de 60.000 euros, que luego él donaría a fines sociales.

Sin embargo, el representante legal del ex alcalde y la concejala de IU manifestó su oposición a la papeleta de conciliación, al entender que era "injusta e improcedente", a la vez que entregó una nota de alegaciones, negando que lo manifestado por Arenas y su mujer en una entrevista a un medio de comunicación provincial tenga contenido injurioso o calumnioso.

Ahora el juzgado baenense, que avisa en su auto que el mismo no es firme y que puede ser recurrido, ha dictaminado que el caso llegue a juicio, instando por ello "al ministerio fiscal y, en su caso, a las acusaciones personadas para que, en el plazo común de diez días, soliciten la apertura del juicio oral, formulando escrito de acusación, o el sobreseimiento de la causa".

En cualquier caso, en los fundamentos jurídicos del auto se afirma que las diligencias practicadas "evidencian motivos suficientes para atribuir a los imputados, sin perjuicio del derecho a la presunción de inocencia y de ulterior y mejor calificación, un delito de quebrantamiento de injurias o de calumnias".

La entrevista

En la entrevista que dio lugar a la querella del alcalde contra el ex alcalde y su mujer, Arenas y Muñoz, según la demanda de conciliación formulada por Luis Moreno, hicieron "manifestaciones falsas e injuriosas que menoscaban la dignidad, imagen, fama, consideración pública y propia estima" de Moreno, en relación con la supuesta implicación éste en los casos de las facturas y del urbanismo de Baena, sobre los que el mismo juzgado baenense abrió diligencias previas en 2007, a instancias de Arenas y Muñoz, que ejercen la acusación particular. Sin embargo, el alcalde no está imputado ni ha sido citado siquiera como testigo en ninguno de los dos procedimientos.

En la demanda de Moreno y que ahora puede llevar a que Arenas y Muñoz sean juzgados, se detalla que ambos afirmaron que "si lo de las facturas falsas es gordo, lo de la corrupción urbanística lo es más", a lo que añadieron que "la gestión de Moreno es corrupta", y que "el alcalde de Baena perdió hace mucho tiempo la dignidad del cargo y lo hizo desde el preciso momento en el que empezó a perseguir a los ciudadanos".

A ello añadieron que están "cansados de ver la actuación, en muchos aspectos caciquil, del alcalde de Baena", localidad en la que "se permite que se hagan cientos de chales ilegales porque le interesa al alcalde para sacar una rentabilidad política, no económica" y, en consecuencia, "en el Ayuntamiento de Baena hay determinadas actuaciones que como poco se les puede denominar de prevaricación, sobre todo en licencias de obras y urbanísticas".

Para Moreno, en contra de lo que opinan Arenas y Muñoz, tales afirmaciones sí son calumniosas e injuriosas y le han causado "gravísimos daños morales y perjuicios en su honorabilidad, imagen y consideración pública", de modo que, puesto que en el acto de conciliación no se comprometieron a reparar tales daños y perjuicios, presentó finalmente contra ellos la citada querella por injurias y calumnias, que fue admitida a trámite por el Juzgado de Baena, el cual se ha pronunciado ahora en la forma ya indicada.

Consulta aquí más noticias de Córdoba.