Sanz, que atendió a los periodistas antes de la inauguración de un instituto en Berriozar, indicó que "lo que está claro es que Caja Canarias y Caja Navarra son las dos entidades que ya han adoptado sus decisiones, que van a seguir adelante y que cuentan con todo tipo de respaldos de sus órganos de gobierno, que son los que tienen que tomar las decisiones".

Asimismo, el presidente del Ejecutivo foral insistió en que "las cosas no valen por el tamaño, sino por otros conceptos, y en el caso de las entidades financieras, las cosas valen por el core capital, que es el que otorga la solvencia, por la tasa de morosidad que pueda tener, y por los planes financieros de futuro que pueda tener diseñados".

Además, apuntó que "a priori contamos con tres entidades, porque Sa Nostra ya hace tiempo que había trasladado su decisión a una segunda fase". "Nosotros bajo ningún concepto vamos a presionar en el concepto de banca cívica, sino que vamos a dejar libertad de pensamiento para que se adopten las decisiones con la máxima autonomía", añadió.

Por último, Sanz destacó que el de banca cívica "es un proceso de concentración que puede hacerse a dos, a tres, y a cuatro cajas". "Sa Nostra es la primera que ha optado por, en todo caso, asumir el concepto de banca cívica en una segunda fase, al ser una entidad que planteaba algunos problemas en relación con la valoración que una agencia de análisis económico financiero venía realizando a todas las entidades financieras que en un primer momento estaban interesadas en el concepto de banca cívica", concluyó.

Consulta aquí más noticias de Navarra.