Según explicó el sindicato CIG, estos encierros pretenden que los ayuntamientos que tienen instalaciones deportivas concesionadas a empresas del sector las presionen para "obligarlas a sentarse a negociar".

En concreto, el sindicato considera que los ayuntamientos "también deben asumir su parte de responsabilidad" desde el momento en que "son quien otorgan las concesiones para la explotación de las instalaciones deportivas, que son públicas".

Las reivindicaciones de los trabajadores se centran en el establecimiento de un convenio que cubra todo el sector, la modificación de las condiciones de Incapacidad Temporal, mejoras salariales y la regulación de la jornada laboral.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.