Según informó en un comunicado la Asociación Unificada de la Guardia Civil (AUGC), los hechos ocurrieron el 16 de junio de 2006 cuando dos componentes del Grupo de Conducciones de la Unidad de Seguridad del Centro Penitenciario (USCP) debían trasladar a un detenido desde el Juzgado de Baena (Córdoba) hasta el centro penitenciario de Córdoba.

Al ser trasladado hasta el furgón policial y cuando aún se encontraban dentro de la sede judicial, el detenido dio un tirón de las manos a uno de los agentes forcejeando con el mismo para soltarse y huir, momento en el que una hermana y una sobrina del custodiado se abalanzaron contra él, insultándole e intimidándole con expresiones como "hijo de puta, me cago en tus muertos, te vamos a matar" y otras similares.

Simultáneamente, tanto el detenido como sus dos familiares agredieron al agente con patadas y puñetazos en la espalda, causándole lesiones por las que debió permanecer de baja médica durante un mes.

Por estos hechos, en la sentencia se condena a los tres acusados por un delito de atentado a agente de la autoridad, imponiéndosele la pena de un año de prisión a cada uno de ellos, y también se les condena por una falta de lesiones a la pena de un mes de multa, debiendo indemnizar al guardia civil agredido con 1.550 euros.

La AUGC lamenta una vez más la "excesiva inseguridad" en el trabajo a la que están expuestos quienes prestan servicios de custodia y traslado de detenidos y penados, por lo que insta a las autoridades competentes para que se les dote de suficientes y adecuados medios de autodefensa y la adecuación de las instalaciones judiciales para evitar que se puedan producir este tipo de hechos.

Consulta aquí más noticias de Córdoba.