Sólo el 54 por ciento de los niños gallegos tienen plaza en una guardería pública por la que sus padres pagan una media de 93 euros al mes —lo que convierte a Galicia en la segunda comunidad con el precio más bajo—, mientras que el resto de los progenitores se ven obligados a decantarse por centros privados cuyo coste medio mensual es de 165 euros.

Así lo revela la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), que realizó una encuesta a más de 2.100 españoles, con niños de entre 1 y 3 años, para averiguar el grado de satisfacción con las guarderías, saber lo que pagan por ellas y comprobar el índice de oferta.

De los resultados del estudio se desprende que el 35 por ciento de los encuestados no lleva a sus hijos a las guarderías porque prefieren tenerlos en casa, atendidos por ellos mismos o bien con una persona que les cuida —los abuelos en uno de cada cuatro casos—.

El 58 por ciento lleva a sus hijos a una guardería privada y el 42 por ciento a una pública. Sin embargo, la OCU incide en que estos datos no significan que los españoles prefieran las guarderías privadas sino la "escasez" de plazas.

De hecho, el estudio certifica que más de la mitad de los encuestados que llevan a sus hijos a una guardería privada "lo intentaron primero en una pública sin éxito".

Coste medio por comunidades

En el conjunto del estado una de cada tres familias encuestadas afirma que el gasto en guardería afecta "mucho" a su economía. El precio de las privadas alcanza de media los 360 euros al mes —120 más que en las públicas—. A este importe hay que sumarle el de los pañales, cremas y toallitas.

Sin embargo, el coste de la guardería no es igual en todas las comunidades autónomas. Así, Galicia se sitúa tras Extremadura (con 71 euros al mes) como la segunda comunidad en la que resulta más barata una plaza pública de guardería —con 93 euros al mes—. En el polo opuesto, los padres madrileños pagan 179 euros mensuales por enviar a sus hijos a un centro público y los catalanes, hasta 221 euros.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.