El ciudadano kurdo con pasaporte sirio que fue detenido en la noche de ayer lunes por la Policía Nacional después de arrojar un zapato contra el primer ministro de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, cuando éste abandonaba el Ayuntamiento hispalense, —donde se le había entregado el premio 2009 de la Fundación Sevilla NODO Entre Culturas— y se disponía a subir a su coche oficial, permanece en los calabozos de Blas Infante a la espera de pasar a disposición judicial.

En este sentido, un portavoz del Cuerpo Nacional de Policía informó a Europa Press de que este individuo, al que se le podría imputar un delito de atentado, permanece actualmente en los calabozos de la Jefatura Superior de Policía de Andalucía Occidental, y todo apunta a que pasará a disposición judicial a lo largo del día de hoy martes, previsiblemente a lo largo de la tarde.

El primer ministro turco había recibido el galardón de manos del alcalde de Sevilla, Alfredo Sánchez Monteseirín, y en torno a las 22,30 horas abandonaba el Ayuntamiento de Sevilla, rodeado por un fuerte dispositivo de la Policía Nacional. Recep Tayyip Erdogan estaba subiendo a su coche oficial en el andén del Consistorio cuando, repentinamente, un individuo alzó el grito de '¡Kurdistán Libre!' y le arrojó un zapato negro de gran talla.

El zapato, no obstante, no alcanzó al dirigente turco, dado que impactó contra la carrocería de su vehículo para rebotar y caer al suelo. Rápidamente, los escoltas del primer ministro y los agentes de la Policía Nacional que custodiaban la Plaza Nueva capturaron al individuo.

El sujeto fue esposado por agentes del Cuerpo Nacional de Policía e introducido en un coche patrulla que abandonó la escena de los hechos poco después, toda vez que el proyectil utilizado por el autor de los hechos fue recogido por uno de los miembros de la escolta de Recep Tayyip Erdogan.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.