Rompiendo moldes decorativos
Rompiendo moldes decorativos en el suelo.

Normalmente cuando alguien se plantea pavimentar su hogar primero decide entre lo frío o lo cálido. Es decir, azulejado o madera. Aquellos que optan por la madera tienen que tomar una nueva decisión: parqué o tarima flotante.

Las tarimas flotantes  son más fáciles de instalar y más económicas que el parqué. Aunque también aislan peor del frío y los ruidos ya que emplean listones de tres a cinco milímetros normalmente, frente a los veinte o veinticinco del parqué. Además, es más sencillo sustituir un suelo flotante que uno encolado, aunque el segundo a base de acuchillados puede durar toda una vida.

En cualquier caso las maderas son  más cálidas y acogedoras. Y hoy día ofrecen tal variedad de texturas, vetas, colores y diseños que combinan bien con cualquier estilo y nos permiten jugar eficazmente con la decoración de nuestro hogar.

Lo mismo sucede con los azulejos y mármoles, frescos y más sufridos, aunque menos acogedores; la oferta es impresionante. Lo habitual es que se empleen como pavimento para toda la casa únicamente en zonas cálidas y de playa, o que su uso se limite a  los baños, cocinas y terrazas en el resto de las viviendas.

Rompiendo las normas

Pero a veces es bueno jugar con la decoración y romper esas normas vigentes en casi todos los hogares. Hay tres opciones rompedoras:

  • Baños y cocinas de una manera y el resto de la casa en otra es lo común. Pero no tiene por qué ser así. Todo el suelo de la casa puede ser del mismo material, incluso si le gusta la madera: existen algunas perfectamente resistentes a la humedad de los baños. Decorativamente aporta continuidad a toda la casa y puede ayudar a aumentar la percepción del espacio.
  • Pruebe con nuevos materiales. La piedra en el suelo está ganando adeptos año tras años. Y otra solución más económica y también rompedora es el cemento alisado. Lo hay en todos los colores, no sólo en el natural del cemento, mate y con brillo, e incluso se puede combinar con otros materiales como el metal, la cerámica..
  • La pintura no es sólo para las paredes. Los suelos también pueden pintarse, ya sean de madera, cerámicos o de hormigón, con fantásticos resultados. Por ejemplo, el viejo parqué de roble pintado de blanco aportará  un aire completamente nuevo al hogar, más moderno y luminoso.

Por último un consejo. Si va a afrontar una reforma de su hogar y a cambiar el solado, sea cual sea su elección decorativa, seleccione siempre buenos materiales: azulejos de calidad, maderas nobles... ya que el suelo es un elemento que sufre mucho, sobre todo en hogares con niños pequeños o animales. Y reemplazarlo es siempre una obra bastante engorrosa.