En este sentido, el último Boletín de Fenómeno Adverso de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) prevé para mañana rachas máximas de 90 Km/h que afectarán a la provincia de Valencia entre las 08.00 horas y las 18.00 horas, con una probabilidad del 40%-70%.

De esta forma, AEMET apunta para la jornada del miércoles predominio de cielos poco nubosos, con algunos intervalos nubosos, sobre todo en el interior, con temperaturas sin cambios. Los vientos del oeste moderados a fuertes, con rachas que pueden alcanzar los 90 Km/h en Valencia y los 80 Km/h en el resto, disminuyendo al final del día.

Por este motivo, el Centro de Coordinación de Emergencias de la Generalitat ha procedido a informar de la situación de Preemergencia por vientos fuertes a todos los municipios afectados.

Además, la conselleria de Gobernación, a través del CCE, ha comunicado la situación meteorológica a los organismos de emergencia y servicios públicos para que estén preparados y adopten las medidas preventivas que consideren necesarias.

Consejos básicos

Ante esta situación, se recomienda informarse de la evolución de la situación a través de los medios de comunicación, alejarse de las riberas de los ríos y barrancos y no permanecer en los puentes, usar el vehículo sólo si es absolutamente imprescindible, informarse de la situación antes de iniciar el viaje, circular preferentemente por carreteras principales y autopistas y no intentar nunca cruzar un lugar inundado o un puente que ofrezca dudas sobre su resistencia.

Asimismo cuando se produzcan fenómenos tormentosos con aparato eléctrico hay que evitar permanecer en lo alto de colinas y si se está conduciendo, el coche es un buen lugar para permanecer, tras bajar la antena de la radio y cerrar puertas y ventanas, ya que ante la caída de un rayo se crea la llamada "Jaula de Faraday" que aísla eléctricamente.

En casa hay que cerrar las puertas y ventanas para evitar corrientes de aire porque estas atraen los rayos, así como desconectar los aparatos eléctricos para evitar que sean dañados por subidas de tensión.

Si la tormenta nos coge por sorpresa en el monte y no tenemos cerca un coche o un refugio, no hay que refugiarse nunca bajo un árbol, ya que podría actuar como pararrayos, lo más conveniente es esperar que pase la tormenta en cuclillas, quietos, lo más agachados posible, tocando el suelo sólo con las botas (la goma de las suelas es buen aislante). También podemos esperar sentados encima de un objeto aislante, una cuerda enrollada, o la mochila si no tiene armadura metálica.

Las medidas que hay que adoptar en situaciones de fuertes vientos son revisar las viviendas para que no haya cornisas, balcones y fachadas en mal estado que puedan producir caídas de cascotes y escombros, cerrar puertas y ventanas para evitar corrientes de aire que puedan llevar a la rotura y caída de cristales, asegurar elementos como los toldos, persianas y antenas y retirar macetas, jaulas y cualquier objeto que pueda caer a la calle.

En la calle o en el campo no salir si no es necesario, aléjarse de casas viejas o en mal estado, evitar los muros y las vallas publicitarias, tener en cuenta los árboles ofrecen el peligro de caída y rotura de grandes ramas, no transitar por parques o avenidas arboladas, no pasar por debajo de andamios o edificios en construcción, los postes de luz y torres de alta tensión son muy peligrosos y aléjarse y en caso de caída avisa al 1·1·2.

Por carretera si es posible evita circular, usar preferentemente el transporte público y en caso de tener que salir, infórmate de la predicción meteorológica, reducir la velocidad a límites de seguridad. Sabed que un golpe de viento puede desviarte de la trayectoria, y que las motos y los vehículos de grandes dimensiones que ofrecen una gran superficie de contacto con el viento (camiones, furgonetas, vehículos con remolque o roulottes) corren el peligro de volcar ante vientos transversales, por lo que en caso de necesidad, para en una zona segura y espera a que amaine el viento.

Por último, si el temporal afecta a zonas marítimas proteger tu vivienda ante la posible invasión del agua del mar, si estás en un camping permanecer atento a la posibilidad de evacuación, no acercarse a paseos marítimos, espigones o acantilados y sabed que la fuerza del agua te puede arrastrar.

Asimismo, no circular con vehículos por carreteras cercanas a la línea de playa, abstenerse de practicar cualquier tipo de deporte náutico y si dispones de embarcación procura asegurar su amarre en un lugar resguardado. También hay que mantenerse informado de la previsión del estado de la mar a través de los datos facilitados por cofradías pesqueras, clubes náuticos, Capitanía Marítima o Salvamento Marítimo y si se encuentra con problemas navegando, solicitar ayuda a través de los medios de SOS marítimo (radio o teléfono 900.202.202) o a través del teléfono de emergencias 112.

Consulta aquí más noticias de Valencia.