El equipo de la UZ ya ha comenzado a construir el prototipo de la moto de 125 centímetros cúbicos que participará en el circuito Motorland de Alcañiz (Teruel), coincidiendo con la celebración del Campeonato de España de Velocidad de Motociclismo, ha informado la Universidad de Zaragoza en un comunicado.

La competición 'MotoStudent' está promovida por la fundación Moto Engineering Fundation, una entidad sin ánimo de lucro, en la que participa la Universidad de Zaragoza y en ella compiten equipos universitarios de distintas universidades españolas, europeas y del resto del mundo.

Los estudiantes participantes han de demostrar y probar en un periodo de tres semestres su capacidad de creación e innovación y la habilidad de aplicar directamente sus capacidades como ingenieros en comparación con los otros equipos de universidades de todo el mundo.

El objetivo es que adquieran ciertas habilidades que les ayuden a desarrollarse profesionalmente de cara a su preparación para entrar en el mercado laboral, como trabajar en equipo, en competencia con otros equipos, bajo un presupuesto o con un calendario, han indicado las mismas fuentes.

Además, pretende favorecer la relación de la universidad con la industria motociclística y los equipos de competición, ingenieros y estudiantes con perfiles "de rápida integración" a la realidad del sector.

Mejorar la especialización

El concurso nació emulando la competición en automovilismo, unido al hecho de que en la universidad en general se observó que no existía una especialización, lo que mermaba la preparación de los ingenieros al llegar a este tipo de mercado laboral.

Para participar en ella, el equipo universitario debe considerarse integrado en una empresa fabricante de motos de competición, para desarrollar y fabricar un prototipo bajo unos condicionantes técnicos y económicos dados.

Los integrantes del Equipo MotoStudent ZGZ-Unizar, que todavía siguen recabando apoyos para la construcción de su prototipo, destacan la "trascendencia" de participar en esta competición "porque permite simular la realidad a la hora de enfrentarte a las cuestiones que se derivan de trabajar en esta disciplina".

Los alumnos deben hacer frente desde el diseño y la creación del prototipo, a buscar patrocinadores y afrontar todas las dificultades que van surgiendo en el proceso. En este sentido, considera que es un "buen entrenamiento" para el mercado laboral.

La competición se divide en dos partes, una que contempla el proyecto industrial y se valora la prueba de prototipo —costes, fabricabilidad, cálculos técnicos, simulaciones por ordenador— y otra que puntúa la capacidad de frenada, de aceleración, velocidad punta, estabilidad de la moto competidora, factores que se demuestra finalmente en la carrera que tendrá lugar en Alcañiz.

Para los alumnos, "la combinación perfecta radicará en una buena moto, un buen equipo y un buen piloto, que son adjudicados por sorteo por la organización", han señalado las mismas fuentes.

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.