Thor
Thor, dios nórdico del Trueno. Marvel Comics

Nuevamente, los dioses se apoderan de nuestro mundo. En los cines lo hacen Zeus y Poseidón con Percy Jackson y el ladrón del rayo, primera entrega de una exitosa saga juvenil sobre mitología griega. Pronto veremos a Perseo desafiar a Medusa en el remake de Furia de Titanes. Pero la película más esperada se está rodando en Los Ángeles y resucitará el año que viene a los protagonistas de la mitología nórdica.

Odín y toda su cohorte asgardiana, que ya conocieron una edad de oro gracias a las óperas de Wagner, volverán a la vida gracias a Thor, el dios del trueno nórdico y su álter ego del cómic. El británico Kenneth Branagh dirigirá la esperada adaptación del héroe marveliano afiliado a Los Vengadores. Eterno enamorado de Shakespeare, Branagh imprimirá su particular sello a este mundo mítico, donde los guerreros que morían con honor eran recogidos en las monturas de las valkirias y transportados al Valhalla; su particular paraíso para gozar de la guerra, buenos asados y aguamiel hasta el fin de los tiempos. Al igual que sus 'parientes' del Mediterráneo, no eran precisamente modelos a seguir: eran dioses belicosos, bebedores, pendencieros e infieles. Pero ¿quién es quién en los mitos nórdicos?

  • Thor: El idílico héroe marveliano, con sus cabellos dorados y su carácter honrado, poco tiene que ver con el dios en el que se inspira. Para empezar, el dios del trueno era pelirrojo. Era el dios más venerado de las tribus germánicas, invocado en la mayoría de los juramentos, tan aficionado a beber y a comer como a meterse en trifulcas por culpa de su medio hermano Loki, que abusaba de su tosca ingenuidad. Sus muchas peleas siempre acaban a mazazos. Empuñaba un martillo de guerra arrojadizo, Mjolnir, el cual acababa incrustado en los cráneos de sus enemigos, la mayor parte de las veces, gigantes.
  • Odín o Wotan Rey de Asgard y Padre de Todos: Odín descargaba tensiones disfrazándose para llevar a cabo su afición favorita: seducir mujeres mortales y dejarlas embarazadas. Y no era precisamente un Adonis; le faltaba un ojo, que sacrificó para obtener la sabiduría. Dos cuervos eran sus mensajeros y le ponían al día de lo sucedido a lo largo y ancho de los Nueve Mundos (Asgard, Midgard, Vanaheim, Nifflheim, Svartálfheim, Ljolsálfheim, Muspellheim, Jotunheim y Hell: todos ellos integraban el Árbol-Mundo Yggdrasil).
  • Balder Hijo de Odín y Frigga: Era el más bello y perfecto de todos los dioses. Como todas las cosas del mundo habían jurado que no le dañarían, los dioses se divertían arrojándole piedras, lanzas y toda clase de objetos sin conseguir herirlo. Pero el muérdago no había jurado, y sabedor de ello, Loki le dio una rama de muérdago al dios ciego Holder para que se lo arrojara, y lo mató.
  • Hella: Diosa de la muerte, hija de Loki.
  • Freya: Es la diosa del sexo y el amor, la Venus del panteón nórdico. Con su capa mágica recorría el mundo disfrazada de halcón. Extremadamente hermosa y pretendida por dioses, gigantes y enanos; su vida amorosa era desenfrenada. Los gatos se asociaban a Freya, razón por la cual, más tarde, se persiguió a estos animales como compañeros de las brujas.
  • Idún: Diosa de la juventud eterna. Quien mordía de sus manzanas no languidecía.
  • Frigga: Esposa de Odín y madre de Balder, es la diosa de la fertilidad y la maternidad. No era, sin embargo, una esposa devota y fiel: entre sus muchos amantes se cuentan Ve y Vili, hermanos de Odín.
  • Heimdall: Un dios un tanto desconcertante, pues nació de nueve madres gigantes a la vez. También aficionado a esparcir su semilla; de su estirpe nacieron los siervos, los campesinos y los guerreros. Era el Guardián del Bifrost, el arco iris que actuaba de puente entre Asgard y Midgard, y con su cuerno anunciaba el paso de los dioses por él.
  • Loki: Dios de la mentira y el engaño. Muy astuto y poseedor de un terrible sentido del humor, sus enredos traían de cabeza a los dioses. Hartos de sus maquinaciones, éstos le encerraron en una cueva, mataron a sus hijos y le ataron con sus entrañas. Por si fuera poco, colocaron una serpiente sobre su cabeza para que le cayera veneno sobre el rostro hasta el fin de los días. Resentido por el castigo, Loki combatió contra sus iguales en el Ragnarok, el «crepúsculo de los dioses» en el que todos perecieron. Y es que los dioses nórdicos, a diferencia de todos los demás, eran tan finitos como los simples mortales.

Un rodaje confidencial

Dirigida por Kenneth Branagh, la adaptación al cine del héroe de Marvel, miembro de Los Vengadores, se rodea de un gran secretismo. "El guión está en un extraño papel de colores y tiene tu nombre en enormes letras en todas las páginas", ha revelado Natalie Portman, que interpreta a Jane Foster, la enfermera que enamora al dios del norte durante su estancia en la Tierra. "Cada vez que recibes una llamada de Marvel no es un número normal, sino un código de cinco dígitos. No había visto algo así antes". Completan el reparto Samuel L. Jackson como Nick Furia, Tom Hiddleston como Loki, Jaimie Alexander (Kyle XY) en el papel de Sif y Ray Stevenson (Roma) como Volstagg. Se estrenará en mayo de 2011.

Deidades cotidianas

Aunque su culto ha caído en el olvido, los dioses siguen muy presentes en nuestras vidas. Los días de la semana se inspiran en la mitología romana (Marte, Mercurio, Júpiter, Venus y Saturno). Y la lengua inglesa hace lo propio con la mitología nórdica: Tuesday (martes) proviene de Thius-tag o día de Tyr -dios de la guerra-, equivalente a Marte. Thursday (jueves) deriva de Thors-tag y hace referencia Thor, dios del trueno, elemento que regía Júpiter. Por último, Friday (viernes) tiene como origen Frigga-tag o Freya-tag en honor a las diosas Frigga (fecundidad) y Freya (amor), atributos ambos de la romana Venus. Curiosamente, en euskera el jueves es Ostegun, que procede de Ost Egun o Día de Ortzi, siendo éste el dios vasco del trueno y la tormenta.