El gerente de la organización de empresarios, Santiago Padilla, informó a Europa Press de que, después del encuentro celebrado el pasado martes entre la cúpula de la Confederación de Empresarios de Sevilla (CES) y el grueso del Gobierno municipal, la patronal del sector hotelero se reunirá hoy con el Ayuntamiento hispalense, siempre con el objetivo de conocer qué aspectos "concretos" de esta normativa afectará al negocio de la hostelería.

En el encuentro del pasado 16 de febrero, una delegación de la Confederación de Empresarios de Sevilla encabezada por su presidente, Antonio Galadí, conoció el contenido del proyecto de la mano del alcalde, Alfredo Sánchez Monteseirín (PSOE), y los concejales de Fiestas Mayores y Turismo, Movilidad, Presidencia y Urbanismo e Infraestructuras para la Sostenibilidad.

El nuevo Plan de Ordenación Viaria del Casco Antiguo y Protección de la Zona Monumental, en ese sentido, contempla sanciones de 90 euros por circular por el casco histórico sin la preceptiva autorización una vez que, superadas las pruebas piloto del verano, entre en vigor en el próximo mes de septiembre. Además, divide el centro en cuatro zonas —noreste, noroeste, sureste y suroeste—, con varias entradas y salidas cada una, todas ellas vigiladas por cámaras que identificarán la matrícula para detectar si el vehículo está o no autorizado. En total, habrá unas 13 entradas y unas nueve salidas reguladas de 8,00 a 22,00 horas, excepto festivos.

El empresariado recela

A tal efecto, Antonio Galadí dijo a los periodistas que este programa constituye la "guerra contra el coche" e incide en la "crítica" situación del comercio. Para Galadí, "un peatón que pasea plácidamente" por un espacio peatonal no es sinónimo de "cliente" para los pequeños comercios del casco histórico, a la vez que "todo el mundo no tiene tiempo ni ganas para andar 1.500 metros" a la hora de realizar una compra o una gestión.

El concejal de Movilidad, Francisco Fernández (PSOE), ha señalado de su lado que este plan, "lejos de ser el problema, es la respuesta", porque "está totalmente claro" que en el centro no resta "sitio físico" para albergar más tráfico privado, toda vez que "ninguno" de los aparcamientos públicos del entorno del centro registra medias de ocupación que superen el 60 por ciento. "Hay plazas ociosas en muchos aparcamientos", dijo.

En ese sentido, recordó que el casco histórico "siempre ha estado restringido" en materia de tráfico, por lo que el Ayuntamiento no ha "inventado nada nuevo". Así, aseguró que el centro "sigue abierto para quien quiera venir" y consideró que 45 minutos "es tiempo suficiente" para resolver una compra o una gestión. "Es necesario cambiar de cultura", aseguró Francisco Fernández aludiendo a la movilidad.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.