Había trabajado desde 1974 hasta 1992 en Babcock Wilcox Española, donde enfermó debido a su contacto con el amianto. Ayer comenzó el juicio por esta muerte. La familia solicita una indemnización de 600.000 euros por la muerte de José.