Por eso el plan de prevención de la gripe aviar desarrollado por la Consejería de Agricultura, presentado ayer, sólo va destinado a prevenir la enfermedad en las aves. Para ello se realizarán, hasta febrero, 8.460 pruebas en 423 granjas de cría situadas en los alrededores de los humedales de Villafáfila (Zamora) y La Nava-Boada (Palencia), por la alta presencia de aves migratorias. Ambas zonas, reconocidas como de riesgo, no se incluirán en la lista de los humedales españoles de alto riesgo, según Efe.

Por otra parte, se controlarán también zonas de alta densidad ganadera, como la unidad veterinaria de Valladolid, provincia a la que se considera de mayor riesgo por superar las 200.000 aves criadas al aire libre.

El plan incluye otras medidas, como las de bioseguridad en el transporte de aves y el incremento de medios en 102 unidades veterinarias, con la dotación de 319 cajas de muestras, 15.000 viales y agujas, 50.000 hisopos, 20.000 bolas herméticas de recogida de cadáveres, 25.000 equipos de diagnóstico y 1.000 test rápidos de detección del virus que causa la gripe aviar.