Una sentencia judicial ha dado la razón a la empresa y obliga a la Junta de Compensación encargada de ese suelo (Urbanismo y la inmobiliaria Viapol) a pagar los gastos del desalojo.

El Ayuntamiento ha recurrido la sentencia basándose en que Inmoavance no cumplió su responsabilidad de vigilar que los chabolistas no acabaran instalándose en el Polígono Sur. Pero la empresa, a su vez, ha recurrido para que, mientras sale el dictamen definitivo, se efectúe el pago de la deuda que le deben.

3,2 millones de euros

El juzgado le vuelve a dar la razón. El 28 de septiembre dictaminó que la Junta de Compensación tiene que efectuar el abono provisional, que asciende a 3,2 millones de euros (incluido el gasto principal, los intereses de demora y el IVA).

El 93,5% saldrá de Urbanismo. El Ayuntamiento aprobará el abono de los tres millones de euros que le corresponde pagar a la empresa. El resto, 200.000 euros, lo tendrá que abonar la inmobiliaria Viapol.