Consigue quedarse embarazada tras 18 abortos
Angie Baker junto a su hija Raiya. DAILY MAIL

Angie Baker, de 33 años de edad, vivía una pesadilla cada vez que se quedaba embarazada. Decepción tras decepción y mucho dolor al ver cómo, tras dieciocho abortos, parecía imposible que pudiese tener un hijo. Todo cambió cuando dio con el tratamiento del doctor Hassan Shehata, gracias al cual su "pequeño milagro" llegó; ahora es madre de una preciosa niña de diez semanas, Raiya.

"Parece un sueño y todavía tengo que pellizcarme. Ella es perfecta en todos los sentidos", dice la emocionada madre en declaraciones recogidas por Daily Mail.

Baker, que reside en Peacehaven, cerca de Brighton, ha sufrido abortos desde hace 13 años. Después del decimoséptimo aborto, ella y su marido comenzaron a considerar la adopción; fue entonces, cuando dieron con el pionero tratamiento del doctor Shehata, del Epsom and St Helier University Hospital NHS Trust, en Surrey, Reino Unido.

En unas primeras pruebas, el doctor descubrió que Baker padecía un problema bastante común -lo padecen cerca del 15 % de las mujeres-: sus test presentaron elevados niveles de linfocitos NK (por sus siglas en inglés, Natural Killer; en español, 'asesino natural'). Estas células son componentes importantes en la defensa inmunitaria no específica.

Parece un sueño y todavía tengo que pellizcarme

Los linfocitos NK no destruyen a los microorganismos patógenos directamente, sino que tienen una función más relacionada con la destrucción de células infectadas o que puedan ser cancerígenas. Lo que ocurría en su caso es que estas células identificaban al feto como un 'cuerpo extraño' y lo atacaban.

Al comenzar con el tratamiento del doctor Shehata, basado en esteroides, la mujer sufrió un nuevo aborto, el décimoctavo; debido a un problema de diabetes, y al aumento de sus niveles de azúcar, ocasionado precisamente por los esteroides.

Después de ajustar los niveles de insulina, y de intentarlo una segunda vez, la suerte de Angie Baker cambió, y el esperado embarazo fue posible.

"La emoción que se va con cada aborto es enorme. Mucha gente abandona; es sorprendente su perseverancia", ha declarado el médico. " (Angie) Siempre está sonriendo y eso hace la vida más fácil. Es la paciente ideal".

El equipo del doctor Shehata lleva trabajando en este tratamiento desde el año 2004. Desde entonces, en un 80 % de los casos, en los que se presentan niveles elevados de células NK, el tratamiento resultó un éxito.