Electroshock, una terapia eficaz y moderna con estigma en la sociedad

  • Es como el reset de un ordenador, vuelve a conectar los circuitos.
  • El riesgo y la molestia son similares a los de una endoscopia.
  • La respuesta al tratamiento es muy rápida.
El electroshock apareció en 1938.
El electroshock apareció en 1938.

El "electroshock", como popularmente se conoce, o "terapia electroconvulsiva (TEC)", en términos científicos, sigue siendo, a pesar de que se inició en 1938, "una técnica moderna" y "con una suficiente base científica", según la responsable del Área de Psiquiatría del Hospital de San Juan (Alicante), María Angustias Oliveras.

De hecho, el TEC está indicado en el trastorno bipolar grave con síntomas psicóticos, la manía, en los cuadros catatónicos, la esquizofrenia desorganizada y en cualquier trastorno mental grave que haya mostrado poca respuesta a los psicofármacos.

También puede estar indicada en aquellos casos en los que las condiciones físicas del paciente no permiten la medicación indicada en las dosis deseables, debido a los efectos secundarios. Éste es el caso de ancianos con diversas patologías, pacientes con insuficiencias renales o hepáticas y embarazadas.

Bajo estos supuestos se indica la terapia electroconvulsiva, cuando se necesita "un tratamiento rápido y efectivo debido a la gravedad del paciente".

"No produce efectos secundarios importantes, salvo cierta debilidad y dificultad en la memoria a corto plazo que, en un tiempo variable de dos semanas a dos meses, desaparecen", apunta Pastor

Su aplicación es "segura", ha añadido, ya que se realiza en la UCI en condiciones de máxima seguridad para el paciente, bajo un control exhaustivo de la dosis que se administra.

"El riesgo y la molestia son similares a los de una endoscopia. La técnica ha mejorado y no se producen apenas convulsiones, además de que se aplica con anestesia", afirma Oliveras.

El TEC consiste en la administración de un estímulo eléctrico y tiene una influencia global en el cerebro, provocando que se modifiquen las conexiones sinápticas de los neurotransmisores.

De esta manera, "se produce una reestructuración de la actividad eléctrica del cerebro. Un símil que utilizamos es el del Reset de un ordenador, que hace que se vuelvan a conectar de nuevo los circuitos".

El servicio de Psiquiatría del Hospital Universitario de Sant Joan de Alicante ha aplicado este tratamiento a un total de 60 pacientes desde 2005.

"La respuesta al tratamiento es espectacular, en aproximadamente tres sesiones, a veces a la primera, se aprecian los efectos", ha manifestado Pastor. "Lo que no has conseguido durante dos meses con el tratamiento farmacológico se consigue en una semana".

El electroshock apareció en 1938 de la mano de los investigadores italianos Ugo Cerletti y Lucio Bini, quienes observaron que los pacientes con enfermedades mentales mejoraban con las subidas de fiebre provocadas por la malaria y en las crisis hipoglucémicas.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento