Mientras llega la notificación, parecen no darse por enterados. Las obras del restaurante de la calle Betis siguen cada día con más de siete obreros trabajando, según denuncian los vecinos de la zona. El Grupo Abades, dueño del restaurante, se enfrenta además a una multa de más de 22.000 euros.