Una mujer usando su ordenador
Una mujer usando su ordenador. ARCHIVO

España ocupa uno de los últimos puestos en el uso de tecnologías entre los países desarrollados. Así lo ha confirmado la clasificación anual Connectivity Scorecard, que sitúa en primer lugar a Suecia, "que tiene la mejor mezcla actual de atributos", según el profesor de la Escuela de Negocios de Londres Leonard Waverman.

El país nórdico ha desbancado así a EE UU, que sufre "una brecha" y una falta de consistencia en su apuesta por las TIC. Por detrás se sitúan Noruega y Dinamarca. Y en los últimos lugares los países del este y el sur de Europa, entre ellos Italia, España, Grecia y Polonia. En cuanto a los países en vías de desarrollo, destacan Malasia y Sudáfrica.

Este ranking mide la conectividad útil teniendo en cuenta la utilización de taléfonos móviles, redes y ordenadores. Según Waverman "la penetración de la banda ancha y la adopción de la telefonía móvil continúa creciendo en la mayor parte de la economías", que han afrontado la crisis mundial proponiendo medidas gubernamentales  innovadoras y de futuro.