La Consejería de Salud les ofrecerá, entre otras medidas, talleres de apoyo psicológico, servicios de rehabilitación y fisioterapia para que adopten movimientos y posturas saludables y consejos para adaptar las casas y el mobiliario a las necesidades del paciente o anciano. Además, las enfermeras hospitalarias de enlace, de las que hay 52 en Málaga, les ofrecerán coordinación con los médicos, un servicio de seguimiento telefónico y asistencia especial en situaciones de duelo en caso de pérdida de la persona que cuida. El 83% de los cuidadores son mujeres, con una edad media de 57 años y nivel de estudios primarios. Suelen sufrir problemas físicos y emocionales derivados de su tarea de atención.