Boixos Nois.
Pasan a disposición judicial una decena de detenidos en la operación contra los Boixos. EP

La titular del Juzgado de instrucción número 3 de Gavà (Barcelona) ha decretado el ingreso en prisión de siete de los diez arrestados en la operación de los Mossos d'Esquadra contra los Casuals, la facción más violenta de los Boixos Nois, que pasaron el lunes a disposición de la juez, según el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC). La juez también ha decretado libertad provisional c para otros tres detenidos con la obligación de comparecer cada 15 días.

Al dirigente de la facción se le imputan delitos de homicidio en grado de tentativaLa juez ya decretó el viernes prisión para dos de los cuatro arrestados en la operación que pasaron a disposición judicial. Ordenó prisión para Enrique P.C. y Efren S.S., condenado a dos años y un mes por cometer una agresión racista a jugadores argentinos en un partido de su equipo Bada Bing.

La juez ha ordenado este martes prisión para Ricardo M.L., dirigente de la facción, al que se le imputan delitos de homicidio en grado de tentativa, tres delitos contra la administración de justicia, contra la salud pública, tenencia ilícita de armas, asociación ilícita, tres delitos de lesiones, uno de amenazas, un robo con intimidación y otro con usurpación de funciones públicas.

Los detenidos eran muy violentos y están relacionados con casos de agresiones, apuñalamientos y brutales palizasTambién ha dictado prisión provisional para el dirigente de los Casuals Antonio T.A., Antoñito; Alejandro Miguel V.R.; Juan S.M., por homicidio en grado de tentativa y otros delitos; Enrique D.M.; David R.L., por homicidio en grado de tentativa; y Lorenzo P.B.

La juez ha decretado la libertad provisional con la obligación de comparecer cada 15 días a David L.M., imputado por un delito de lesiones; José Antonio P.B., por asociación ilícita, y Carlos Alberto H.P., por delito contra la salud pública. Aunque algunas fuentes habían confirmado que Carlos M., 'Carlitos', estaba entre los arrestados, esta detención no se produjo. Las diligencias del caso continúan bajo secreto de sumario.

Los detenidos en la operación presuntamente extorsionaban a los gerentes y porteros de discotecas y los amenazaban de muerte para conseguir el control de sus locales. Este grupo actuaba en discotecas de Barcelona, en el Port Olímpic, la parte alta de la ciudad y localidades del área metropolitana, como Castelldefels y Gavà. Eran muy violentos y están relacionados con casos de agresiones, apuñalamientos y brutales palizas.

 

Consulta aquí más noticias de Barcelona.